Conmociones cerebrales

Todaslas Escuelas Públicas del Condado de Frederick se adhieren alos lineamientos de NFHS/VHSL sobre el reconocimiento y el manejo de lasconmociones cerebrales para la seguridad de susestudiantesatletas, como se describe acontinuación.

Introducción

Las conmociones cerebrales son un problema común en los deportesy tienen el potencial de generar serias complicaciones si no se manejan correctamente. Incluso lo que parece ser un golpe menor o un golpe que provoca un zumbido en los oídos tiene el riesgo real de resultados catastróficos cuando un atleta vuelve a la acción demasiado pronto. La bibliografía médica y la prensa masiva está informando casos de muerte por el “síndrome del segundo impacto”, cuando ocurre una segunda conmoción cerebral antes de que el cerebro se haya recuperado de la primera, independientemente de qué tan levespuedan parecer ambas lesiones.

En muchos concursos atléticos en todo el país, no hay personas capacitadas y bien informadas que puedan tomar la decisión de permitir el regreso de los atletas con conmocionescerebrales. Con frecuencia, hay una presión indebida por parte de varias fuentes (padres, jugadores y entrenadores) para que un atleta valioso regrese a la acción. Además, a menudo el atleta no está dispuesto a informar dolores de cabeza y otros hallazgos porque el individuo sabe que eso evitaría que vuelva a jugar.

A continuación, se describen algunas pautas que pueden ser útiles para lospadres, los entrenadores y otras personas que se enfrentan a posiblescasos de conmociones cerebrales. Tenga en cuenta que estas son pautas generales y no deben utilizarse en lugar del papel central que losmédicos y losentrenadores atléticos deben desempeñar para proteger la salud y la seguridad de losestudiantesatletas.

Manejo complementario de la conmoción cerebral

  1. ¿Hubo una conmoción cerebral? De acuerdo al mecanismo de lesión, la observación, la historia, y el comportamiento y las reacciones inusuales delatleta, incluso sin pérdida de la conciencia, se asume que se produjo una conmoción cerebral si se golpeó la cabeza y se produjeron incluso los síntomas más leves.
  2. ¿El atleta necesita traslado inmediato para atención de emergencia? Si hay confusión, comportamiento o capacidad de respuesta inusuales, deterioro de la condición, pérdida del conocimiento o preocupación por lesiones en el cuello y la columna vertebral, se debe derivar al atleta de inmediato para que reciba atención de emergencia.
  3. Si no hay una emergencia aparente, ¿cómo se debe supervisar al atleta? Cada 5 a 10 minutos, deben examinarse el estado mental, la atención, el equilibrio, el comportamiento, el habla y la memoria, hasta que permanezcan estables en unas pocas horas. Si la atención médica adecuada no está disponible, un atleta, incluso con síntomas leves, debe ser trasladado para recibir una evaluación médica.
  4. Ningún atleta de quien se sospeche que puede tener una conmoción cerebral debe regresar a la misma práctica o competencia, incluso si los síntomas desaparecen en 15 minutos.

Manejo de conmociónes cerebrales y regreso al juego

El aumento de la evidencia sugiere que los signos y los síntomas iniciales, incluida la pérdida de conciencia y la amnesia, pueden no ser muy predictivos de la gravedad real de la lesión y el pronóstico o el resultado. Se le está dando más importancia a la duración de dichos síntomas, y esto, junto con los datos que muestran que los síntomas pueden empeorar después de la lesión en la cabeza, ha cambiado el enfoque hacia una supervisión continua del atleta. Esta es una de las razones por lasque estas pautas ya no incluyen una opción para hacer que un atleta regrese a jugar, aunque esté lúcido en 15 minutosy por qué no hay discusión sobre el “grado” de la conmoción cerebral.

Cualquier atleta que sea retirado del juego debido a una conmoción cerebral debe contar con la autorización médica de un profesional de la salud apropiado antes de poder volver a jugar o practicar. La Segunda Conferencia Internacional sobre Conmociones Cerebrales, celebrada en Praga, recomienda que un atleta no debe regresar a lasprácticas o competencias deportivas hasta que no tenga síntomas, incluido después del ejercicio.

La información reciente sugiere que el esfuerzo mental excesivo, así como el esfuerzo físico excesivo, deben evitarse hasta que desaparezcan los síntomas de la conmoción cerebral. El esfuerzo excesivo físico o mentalprematuro puede conducir a un período posterior a la conmoción cerebralmás grave y prolongado. Por lo tanto, el atleta no debe estudiar, jugar videojuegos, hacer trabajos por computadora o enviar mensajes de texto por teléfono hasta que sus síntomas desaparezcan. Una vez que los síntomas desaparezcan, el estudiante atleta debe intentar leer por cortos períodos de tiempo. Cuando pueda realizar una a doshoras de estudio sin desarrollar síntomas, el atleta puede regresar a la escuela por períodos cortosque se incrementarán gradualmente hasta que tolere un día completo de clases sin presentar síntomas.

Una vez que el atleta pueda completar un día completo de trabajo escolar, sin educación física u otro esfuerzo excesivo, el atleta podrá comenzar el protocolo de retorno gradual para jugar como se describe a continuación. Cada paso aumenta la intensidad y la duración del ejercicio físico hasta que todas lashabilidades requeridas para el deporte en específico se puedan lograr sin síntomas. Estas recomendaciones se basaron en el conocimiento de la alta vulnerabilidad del cerebro a lasconmocionescerebralesque ocurren de forma seguida, y de los efectos acumulativos de lasconmociones cerebrales múltiplesen la función cerebrala largo plazo. Actualmente la investigación está revelando algunas pruebas bastante objetivas y relativamente fáciles de usar que parecen identificar sutiles déficits residuales que pueden no ser evidentes al momento de la evaluación tradicional. Estas anomalíasidentificablespersisten con frecuencia después de que los signos obvios de conmoción cerebral desaparecen y parecen tener relevancia para determinar si un atleta puede volver a jugar con relativa seguridad. La importancia de estosdéficitsaún se está estudiando, y los instrumentos de evaluación representan un trabajo en desarrollo. Pueden ser útilespara que el profesional determine el momento del retorno a jugar junto con la consideración de la gravedad y la naturaleza de la lesión; el intervalo desde la última lesión en la cabeza; la duración de los síntomas antes de permitir el retorno; y el nivel de juego.

Toma de decisiones complementaria

  1. Ningún atleta debe retornar a jugar (RTP) el mismo día de la conmoción cerebral.
  2. Cualquier atleta retirado del juego debido a una conmoción cerebral debe contar con la autorización médica de un profesional de la salud apropiado antes de poder volver a jugar o practicar.
  3. La observación cercana al atleta debe continuar por algunas horas.
  4. Después de la autorización médica, el RTP debe seguir un protocolo paso a paso con disposiciones para un RTP demorado basado en el retorno de cualquier signo o síntoma.

El protocolo de RTP con autorización médica

  1. Sin actividad que requiera esfuerzo hasta que no haya síntomas.
  2. Cuando el atleta parezca libre de síntomas, empezar actividades de bajo impacto como caminar, bicicleta estacionaria, etc.
  3. Iniciar la actividad aeróbica fundamental para un deporte específico, como patinar o correr, y también se pueden comenzar actividades progresivas de entrenamiento de fortalecimiento muscular.
  4. Comenzar con ejercicios de habilidad sin contacto específicos para un deporte, como driblar, fildear, batear, etc.
  5. Contacto completo en el entorno de práctica.
  6. Si el atleta permanece sin síntomas, puede regresar al juego.
    1. El atleta debe permanecer sin síntomas para avanzar al próximo nivel.
    2. Si los síntomas reaparecen, el atleta debe volver al nivel anterior.
    3. El chequeo médico debe ocurrir antes de realizar contactos.

Signos y síntomas de conmoción cerebral

Las conmociones cerebrales pueden manifestarse de muchas maneras distintas. A continuación, se enumeran algunos de los signos y los síntomas frecuentemente asociados con las conmocionescerebrales. La mayoría de los signos, lossíntomas y lasanomalías después de una conmoción cerebral se clasifican en lascuatro categorías que se enumeran a continuación. Un entrenador, padre u otra persona que conozca bien al atleta a menudo puede detectar estos problemas al observarlo o realizarle algunas preguntas relevantes sobre el atleta, el árbitro o el compañero de equipo que estaba en el campo o en la cancha en el momento de la conmoción cerebral. A continuación, se incluyen algunas observaciones y preguntas sugeridas que una persona sin preparación médica puede usar para ayudar a determinar si un atleta ha sufrido una conmoción cerebral y con qué urgencia debe ser enviado a recibir la atención médica adecuada.
  1. Problemas en la función cerebral:
    1. Estado de confusión: mirada aturdida, mirada vacía o confusión sobre lo que sucedió o está sucediendo.
    2. Problemas de memoria: no puede recordar la asignación en el juego, el oponente, el puntaje del juego o el período del juego; no puede recordar cómo o con quién viajó al juego, qué llevaba puesto, qué comió en el desayuno, etc.
    3. Síntomas reportados por el atleta: dolor de cabeza, náuseas o vómitos; visión borrosa o doble; hipersensibilidad al sonido, la luz o el tacto; zumbido en los oídos; sentirse atontado; mareo.
    4. Falta de atención sostenida: dificultad para mantener el enfoque adecuado para terminar una tarea, un pensamiento coherente o una conversación.
  2. Velocidad de la funcíon cerebral:
    Respuesta lenta a las preguntas, forma de hablar lenta y arrastrada, forma de hablar incoherente, movimientos lentos del cuerpo y tiempo de reacción lento.

  3. Comportamientos inusuales:
    Comportarse de una manera combativa, agresiva o muy tonta; comportamiento atípico para el individuo; hace las mismas preguntas de forma repetida una y otra vez; comportamiento inquieto e irritable con movimiento constante e intentos de volver a jugar; reacciones que parecen desproporcionadas e inapropiadas; y tener problemas para descansar o “encontrar una posición cómoda”.

  4. Problemas con el equibibrio y la coordinación:
    Mareos, movimientos lentos y torpes, incapacidad para caminar en línea recta o mantener el equilibrio sobre un pie con los ojos cerrados.
Si no hay personal médico cerca, y un atleta lesionado tiene alguno de los síntomas anteriores, se deberá trasladarlo para obtener atención médica adecuada.

Comprobación de conmoción cerebral

La presencia de cualquiera de los signos o los síntomas que se enumeran en este folleto sugiere que probablemente haya ocurrido una conmoción cerebral. Además de la observación y el interrogatorio directo en busca de síntomas, los profesionales médicos tienen otros instrumentos para evaluar la atención, la velocidad de procesamiento, la memoria, el equilibrio, el tiempo de reacción y la capacidad de pensar y analizar información (llamada función cerebral ejecutiva). Estas son las funciones cerebrales que con mayor probabilidad se verán afectadas negativamente por una conmoción cerebral, y es más probable que persistan durante el período posterior a la conmoción cerebral.
Si un atleta parece “lúcido”, debería ejercitarse lo suficiente para aumentar la frecuencia cardíaca y luego evaluar si algún síntoma regresa antes de permitir que ese atleta practique o juegue.

Las pruebas computarizadas que pueden evaluar la función cerebral son utilizadas actualmente por algunos profesionales médicos en todos los niveles de deportes, desde jóvenes hasta equipos profesionales y de élite. Proporcionan una herramienta adicional para ayudar a los médicos a determinar cuándo un atleta con conmociones cerebrales parece haber sanado lo suficiente como para regresar a la escuela y jugar. Es especialmente útil cuando se trata de deportistas que niegan los síntomas para poder jugar antes.

Para el personal no médico, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) también desarrollaron un conjunto de herramientas (“Heads Up: Concussion in High School Sports”), que se puso a disposición de todas las escuelas secundarias y tiene información para entrenadores, atletas y padres. La NFHS se enorgullece de ser copatrocinadora de esta iniciativa.

Prevención

Aunque no se pueden prevenir todas las conmociones cerebrales, muchas pueden minimizarse o evitarse. Las técnicas adecuadas de entrenamiento, el buen desempeño de las reglas existentes y el uso de equipos que se ajusten adecuadamente pueden minimizar el riesgo de lesiones en la cabeza. Aunque la NFHS aboga por el uso de protectores bucales en casi todos los deportes, y lo obliga en algunos, no hay datos científicos convincentes que indiquen que su uso evitará las conmociones cerebrales.

Preparado por el Comité Asesor de Medicina Deportiva de NFHS. 2009

Referencias

NFHS. Concussions. 2008 NFHS Sports Medicine Handbook (tercera edición). 2008: 77-82. NFHS. http://www.nfhs.org.

National Federation of State High School Associations
PO Box 690 | Indianapolis, Indiana 46206
Teléfono: 317-972-6900 | Fax: 317.822.5700
www.nfhs.org

El VHSL recomienda enfáticamente que todos los participantes y los padres o tutores aprovechen el video en línea de NFHS, “Concussion in Sports, What You Need to Know” (Conmoción cerebral en los deportes, lo que usted necesita saber) para aprender sobre las señales, los síntomas y el tratamiento de las conmociones cerebrales. El video dura aproximadamente 15 minutos y es GRATUITO. Para acceder al video, vaya a www.nfhslearn.com.

Derechos humanos

Todos los miembros de este sistema escolar deben saber y entender claramente que la filosofía de este sistema es que todos somos miembros de la misma familia, la familia humana, y que cada uno debe recibir respeto, justicia y trato equitativo. No seremos miembros educados de esta familia escolar hasta que entendamos que todos debemos honrarnos y respetarnos unos a otros, y también a las diferencias que representamos.

Es importante que cada alumno de este sistema asista a la escuela y que no exista intimidación o discriminación por amenazas, fuerza, violencia o acoso.

Cualquier trato hacia otra persona de esta familia escolar que no esté de acuerdo con este estándar no es aceptable y se tratará de acuerdo con los estándares prescritos sobre la conducta del estudiante.