§22.1-279.3. Responsabilidad de los padres y requisitos de participación (extraído del Código de Virginia (1950), en su forma enmendada)

Extraído del Código de Virginia (1950), en su forma enmendada

§22.1-279.3. Responsabilidad de los padres y requisitos de participación
  1. Cada padre de un estudiante matriculado en una escuela pública tiene el deber de ayudar a la escuela en hacer cumplir los estándares de conducta estudiantil y asistencia escolar obligatoria para que la educación se lleve a cabo en un entorno libre de interrupciones y amenazas a las personas o la propiedad, y de apoyo de los derechos individuales.

  2. La junta escolar debe proporcionar oportunidades para la participación de los padres y la comunidad en todas las escuelas de la división escolar.

  3. En el plazo de un mes calendario a partir de la apertura de la escuela, cada junta escolar deberá, de forma simultánea con cualquier otro material distribuido de forma habitual en ese momento, enviar a los padres de cada estudiante matriculado (i) un aviso de los requisitos de esta sección; (ii) una copia de los estándares de conducta estudiantil de la junta escolar; y (iii) una copia de la ley de asistencia escolar obligatoria. Estos materiales deben incluir una notificación a los padres de que, al firmar la declaración de recepción, no se considerará que los padres renuncian, sino que se reservan expresamente, sus derechos protegidos por las constituciones o las leyes de los Estados Unidos o la Mancomunidad y que uno de los padres deberá tener el derecho a expresar su desacuerdo con las políticas o decisiones de la escuela o división escolar.
    Cada padre de un estudiante debe firmar y devolver a la escuela en la que está inscrito el estudiante una declaración reconociendo la recepción de los estándares de conducta estudiantil de la junta escolar, el aviso de los requisitos de esta sección y la ley de asistencia escolar obligatoria. Cada escuela mantendrá registros de dichas declaraciones firmadas.

  4. El director de la escuela puede solicitar al padre o los padres del estudiante, si ambos padres tienen la custodia legal y física de dicho estudiante, que se reúnan con el director o la persona designada para revisar los estándares de conducta estudiantil de la junta escolar y la responsabilidad del padre o los padres de participar con la escuela para disciplinar al estudiante y mantener el orden, de modo de asegurar el cumplimiento del estudiante con la ley de asistencia escolar obligatoria y para discutir la mejora del comportamiento, la asistencia escolar y el progreso educativo del niño.

  5. De acuerdo con los procedimientos de debido proceso establecidos en este artículo y los lineamientos requeridos por § 22.1-279.6, el director de la escuela puede notificar a los padres de cualquier estudiante que viole una política de la junta escolar o los requisitos de asistencia escolar obligatoria cuando dicha violación podría resultar en la suspensión del estudiante o la presentación de una petición judicial, ya sea que la administración de la escuela haya impuesto o no tal acción disciplinaria o haya presentado una petición. El aviso deberá indicar (i) la fecha y los detalles de la violación; (ii) la obligación de los padres de tomar medidas para ayudar a la escuela a mejorar el comportamiento del estudiante y garantizar el cumplimiento de la asistencia escolar obligatoria; (iii) que, si el estudiante es suspendido, se puede requerir que los padres acompañen al estudiante para reunirse con los funcionarios escolares; y (iv) que se puede presentar una petición ante el tribunal de menores y relaciones domésticas bajo ciertas circunstancias para declarar al estudiante un niño que necesita supervisión.

  6. Ningún estudiante suspendido será admitido en el programa escolar regular hasta que dicho estudiante y sus padres se hayan reunido con los funcionarios de la escuela para discutir la mejora del comportamiento del estudiante, a menos que el director de la escuela o la persona designada determine que la readmisión, sin reunión con los padres, es apropiada para el estudiante.

  7. En caso de que un padre no cumpla con las disposiciones de esta sección, la junta escolar puede, mediante petición al tribunal de menores y relaciones domésticas, proceder contra dicho padre por negarse de manera deliberada e irrazonable a participar en los esfuerzos para mejorar el comportamiento del estudiante o su asistencia a la escuela, de la siguiente manera:

    1. Si el tribunal determina que el padre no se reunió de manera deliberada e irrazonable, de conformidad con una solicitud del director como se establece en la subsección D de esta sección, para revisar los estándares de conducta estudiantil de la junta escolar y la responsabilidad de los padres de ayudar a la escuela en disciplinar al estudiante y mantener el orden, y para discutir la mejora del comportamiento y el progreso educativo del niño, puede ordenar al padre que se reúna.

    2. Si el tribunal determina que un padre no ha acompañado de forma deliberada e irrazonable a un estudiante suspendido a reunirse con los funcionarios de la escuela de conformidad con la subsección F, o si el estudiante recibe una segunda suspensión o es expulsado, puede ordenar al estudiante o su padre, o ambos, a participar en dichos programas o en dicho tratamiento, incluidos, entre otros, programas de día extendido, escuela de verano, otros programas educativos y consejería, según lo considere apropiado el tribunal para mejorar el comportamiento del estudiante o la asistencia a la escuela. La orden también puede requerir la participación en un programa para padres, consejería o tutoría, según corresponda o que el estudiante o sus padres, o ambos, estén sujetos a las condiciones y limitaciones que el tribunal considere apropiadas para la supervisión, el cuidado y la rehabilitación del estudiante o de sus padres. Además, la corte puede ordenar que los padres paguen una multa civil que no exceda los $500.

  8. Las sanciones civiles establecidas de conformidad con esta sección serán ejecutables en el tribunal de menores y relaciones domésticas en el que se encuentra la escuela del estudiante y se pagarán a un fondo mantenido por el organismo de gobierno local apropiado para apoyar programas o tratamientos diseñados para mejorar el comportamiento de estudiantes como se describe en la subdivisión G 2. En caso de incumplimiento de pago de las sanciones civiles impuestas por esta sección, el abogado del condado, ciudad o pueblo correspondiente deberá hacer cumplir el cobro de dichas sanciones civiles.

  9. Todas las referencias en esta sección al tribunal de menores y relaciones domésticas también se considerarán como cualquier sucesor en interés de dicho tribunal.